Google+ Followers

viernes, 23 de mayo de 2008

(No) ¡Ya entiendo la ley de Gregory!




Bueno, tendré que rendirme. No consigo subir la imagen de mayor tamaño. Ésta es la página 5. Hoy he realizado dos páginas en setenta y cinco minutos. Mucho mejor. La mala noticia es que mañana vienen dos páginas enfrentadas: La 6, a la izquierda, carne, y la 7, a la derecha, pelo. Afortunadamente. El caso es que en el pelo va una miniatura que me puede dejar ciego y llevarme muchísimas horas y, claro, requiere que la página de enfrente esté en letra gótica. Pero al menos he tenido la suerte de que la miniatura va sobre el pelo, la cara mejor.


Qué presto se va el placer; cómo, después de acabado, da dolor... En fin, la felicidad está en los contrastes. Ya estaba yo muy contento de la velocidad con que me hacía las páginas. El día que termine la séptima lo celebraré a lo grande.
A propósito, por más vueltas que le doy, no consigo más que hacer los cuadernillos tocando carne con pelo o pelo con carne. ¡Alto ahí, acabo de verlo! Los pliegos se colocan uno del derecho y otro del revés: pliego cara de carne tocando a cara de carne y cara de pelo tocando a cara de pelo.
Tenía un cuadernillo en miniatura (cada pliego era una octavilla) y mientras pensaba lohe desgrapado y lo he visto.
Ya he entendido la ley de Gregory.


No hay comentarios: