Google+ Followers

martes, 15 de octubre de 2013

Meras disculpas por la entrada anterior.

Nunca digas «nunca jamás», ni «este cura no es mi padre». Iba a escribir un latinajo, pero, como soy de ciencias, prefiero no citarlo mal, así que le pregunto a mi santo preferido y saco la conclusión de que, como se lo he oído a muchas personas, debe ser un invento de latín macarrónico, de un inventor exitoso, o bien hay que arreglar el traductor de S. Guguel:

El adagio latino «Excusatio non petita, acusatio manifiesta» lo aprendí con 18 años y tengo 62. Voy a darle a mi buscador S. Guguel, no al traductor del mismo, a ver si dice algo...

Pues sí: Dice en la Wiquipedia: Excusatio non petitaaccusatio manifesta es una locución latina de origen medieval. La traducción literal es 'excusa no pedida, acusación manifiesta' y creo que la aprendí de un nieto de Eugeni D'Ors, estudiante de derecho, pero de algún curso más adelantado, yo empezaba los cinco años de licencietarua y el terminaba, creo.

Mi error de acusatio con una sola ese y el de manifiesta se repiten en otras entradas. Como mal de muchos, consuelo de tontos, entono el mea culpa, pero no el mea maxima culpa. ¿Cómo se le ocurre a un bachiller de ciencias, con un profesor que despertó su interés por la química hablando del padre de los ácidos y de la madre de las sales y finalmente de "la jamona" y que le dejó grabado en el cerebro "Omnes corpus, perseveratur in statu quae quia cuescendi velmovendi, secundum unam líneam rectam, omnem viribus non cogitus est"? Sin anotarlo? Otro día explico lo que he investigado sobre el tema. Tengo fotografías de un tratado de (no os lo perdáis) Newton, pero no me gustaría publicarlas sin citar previamente su origen. Todo con la inestimable ayuda de un amigo malagueño profesor de letras.

Bueno, pues ya me duele el cuello y eso quiere decir que debo echarme media hora. Y, luego, busco el volante del traumatólogo que me prescribió rehabilitación de las cervicales y no las hice por falta de tiempo.  



No hay comentarios: