Google+ Followers

jueves, 5 de febrero de 2009

Texto corregido antes de caligrafiar, por suerte.


Si colocamos un cuadernillo de cartulinas coloreadas por una cara y blancas por el otro lado, por ejemplo, todas una encima de otra en el mismo sentido, color hacia arriba, por ejemplo, y las cosemos por el centro, al abrir el cuadernillo nos dará, en el caso de 5 folios: blanca opuesta a color, blanca opuesta a color, blanca opuesta a color, blanca opuesta a color, folio central blanco todo, color opuesto a blanco, color opuesto a blanco, color opuesto a blanco y color opuesto a blanco. El exterior del cuadernillo sería de color y eso haría que unidos a otros, nos dieran dobles páginas de color. Sin embargo, es más conveniente colocar las cartulinas una del derecho y otra del revés, de manera que queden, antes de plegarlas, color con color y blanco con blanco. Así obtendremos un cuadernillo de portada blanca, primeras dos páginas enfrentadas de color, siguientes dos páginas blancas, siguientes color, siguientes blancas, siguientes color, siguientes blancas, siguientes color, siguientes blancas, siguientes color. Al unir los cuadernillos también dan páginas dobles.  Como se ve, el resultado es mejor, no se aprecian las diferencias de una página con la contigua, puesto que son de la misma característica (piel o carne) y por otra parte, las pieles van contrapeadas, lo que es importante de cara a la encuadernación del tomo.

Yo lo tuve que hacer en su día con octavillas blancas con c c (carne) y p p (piel) en cada una de sus dos mitades para entenderlo. Y hoy, después de descubrir mi error de la foto de arriba, lo he tenido que volver a hacer. Torpe que es uno.

No hay comentarios: